Imágenes de Operación Inocente.(El Programa de Imágenes Inocentes del FBI cumple 25 años investigando la explotación infantil en línea)/ Operation Innocent Images (FBI’s Innocent Images Program Marks 25 Years of Investigating Online Child Exploitation...

Jan 06, 23
Imágenes de Operación Inocente.(El Programa de Imágenes Inocentes del FBI cumple 25 años investigando la explotación infantil en línea)/  Operation Innocent Images (FBI’s Innocent Images Program Marks 25 Years of Investigating Online Child Exploitation...



Imágenes de Operación Inocente.(El Programa de Imágenes Inocentes del FBI cumple 25 años investigando la explotación infantil en línea)/  Operation Innocent Images (FBI’s Innocent Images Program Marks 25 Years of Investigating Online Child Exploitation) by Federal Bureau of Investigation

https://www.fbi.gov/news/stories/innocent-images-program-marks-25-years-122820


Como ayudar

Para hacer un informe sobre explotación sexual infantil, utilice la CyberTipline del Centro Nacional para Niños Desaparecidos y Explotados y aprenda cómo el NCMEC puede ofrecer asistencia, incluida ayuda para eliminar material de abuso sexual infantil en línea, en la sección Obtener ayuda ahora de su sitio web.

Poseer, crear o transmitir imágenes de abuso sexual infantil es un delito federal. Si te encuentras con material de abuso sexual infantil, repórtalo. No lo reenvíe ni lo comparta, ni siquiera para expresar indignación. Cada vez que se ve una imagen, se vuelve a victimizar a un niño.

Ayude al FBI a encontrar niños que puedan estar en peligro al ver los casos actuales bajo el Programa de alerta de niños en peligro de extinción del FBI.


How to Help

  • To make a report regarding child sexual exploitation, use the National Center for Missing & Exploited Children’s CyberTipline and learn how NCMEC can offer assistance—including help removing online child sexual abuse material—at the Get Help Now section of their website.
  • Possessing, creating, or transmitting images of child sexual abuse is a federal crime. If you come across child sexual abuse material, report it. Do not forward it or share it—even to express outrage. Every time an image is viewed, it re-victimizes a child.
  • Help the FBI find children who may be in danger by viewing current cases under the FBI’s Endangered Child Alert Program.


Imágenes de Operación Inocente

En 1993, los agentes que trabajaban en el caso de un niño desaparecido descubrieron algo sorprendente: los pedófilos estaban transmitiendo imágenes sexualmente explícitas de menores a través de Internet.

Un agente del FBI en la Unidad de Imágenes Inocentes en Calverton, Maryland, en mayo de 2006. Foto AP.

En mayo de 1993, un niño de 10 años desapareció repentinamente de su vecindario en Brentwood, Maryland.


En cuestión de semanas, la investigación descubrió a dos pedófilos y una red más grande de pornógrafos infantiles en línea. En dos años, generó una importante iniciativa nacional que se convirtió en la pieza central de los esfuerzos del FBI para proteger a los niños de los depredadores del ciberespacio.

Así es como se desarrollaron los eventos: cuando los agentes del FBI y los detectives de la policía del condado de Prince George, Maryland, fueron de puerta en puerta para hablar con los vecinos después de la desaparición del niño, se encontraron con un par de hombres sospechosos que se habían estado "haciendo amigos" de los niños locales. con regalos e incluso llevándolos de vacaciones.


Los investigadores pronto descubrieron que los hombres habían estado abusando sexualmente de niños durante un cuarto de siglo. Más recientemente, estos hombres se habían movido en línea, estableciendo varios tablones de anuncios de computadoras privadas no solo para "chatear" con niños y programar reuniones con ellos, sino también para compartir imágenes de pornografía infantil con un círculo más grande de pedófilos. Ambos hombres fueron finalmente condenados por abusar de niños, pero no hubo evidencia que los vinculara con la desaparición del niño.


Mientras tanto, sin embargo, el caso de secuestro original se estaba expandiendo. Los agentes llamaron a todas las oficinas del FBI en el país para ver qué tan extendidas estaban estas técnicas informáticas ilícitas. Se enteraron de que se habían presentado numerosas quejas en todo el país por parte de padres furiosos que se sintieron ofendidos por imágenes pornográficas y mensajes obscenos no solicitados enviados por correo electrónico directamente a sus hogares. Se consultó a expertos que confirmaron esta alarmante nueva tendencia: la explotación sexual de niños a través de las computadoras.


A partir de ahí, los agentes abrieron un nuevo caso en septiembre de 1994 que pasó a llamarse “Operación Imágenes Inocentes”. Se llamó a más agentes y personal de apoyo. Trabajando bajo pautas estrictas, los agentes posaron encubiertos, fingiendo ser niños. Entablaron conversaciones electrónicas con presuntos pedófilos y se hicieron pasar por consumidores ante los vendedores ambulantes de pornografía infantil. A veces, se sorprendieron por las imágenes gráficas y la naturaleza abierta de los mensajes que aparecían en las pantallas de sus computadoras.


En el verano de 1995, la Oficina hizo público el caso y ejecutó más de 100 órdenes de allanamiento simultáneamente en todo el país. Con base en esta investigación, el FBI lanzó formalmente la “Iniciativa Nacional de Imágenes Inocentes” para tomar medidas enérgicas contra las actividades ilícitas realizadas a través de servicios en línea comerciales y privados e Internet.


La misión de la Iniciativa de Imágenes Inocentes (ahora renombrada como parte de la Unidad de Crímenes Violentos contra Niños) finalmente se volvió aún más amplia: romper redes y comunidades enteras de pedófilos en línea; acabar con los principales distribuidores y productores de pornografía infantil; impedir que los depredadores sexuales utilicen Internet para alejar a los niños de sus familias; y atrapar a quienes ven y comparten imágenes ilícitas.


Gran parte de ese trabajo se realiza a través de grupos de trabajo proactivos en todo el país, que unen a agentes del FBI y policías locales en operaciones encubiertas. Desde septiembre de 2004, el FBI también ha estado dirigiendo el Grupo de Trabajo Internacional de Crímenes Violentos contra Niños (anteriormente, el Grupo de Trabajo Internacional de Imágenes Inocentes), compuesto por investigadores internacionales que trabajan codo con codo con agentes del FBI para combatir la explotación infantil mundial.


Para septiembre de 2007, el FBI había abierto más de 20.000 casos, lo que condujo a más de 6.800 condenas. Y el impacto humano, niños y familias que han sido protegidos y rescatados, es incalculable.


Entonces, ¿qué pasó con el niño desaparecido cuyo caso comenzó todo? Trágicamente, nunca fue encontrado. Es a él, y a las innumerables víctimas de la explotación sexual infantil a lo largo de los años, que el FBI dedica su trabajo continuo hoy.

https://www.fbi.gov/history/famous-cases/operation-innocent-images


28 de diciembre de 2020

Compartir en Twitter

Gorjeo

Compartir en Facebook

Facebook

Correo electrónico

Correo electrónico

El Programa de Imágenes Inocentes del FBI cumple 25 años investigando la explotación infantil en línea

El 24 de mayo de 1993, George Stanley “Junior” Burdynski desapareció de su vecindario de Brentwood, Maryland. El niño de 10 años nunca fue encontrado y nadie fue acusado por su desaparición.


La investigación exhaustiva de su caso condujo a cargos contra tres hombres que fueron declarados culpables de abusar sexualmente de varios niños en el vecindario, algunos de ellos amigos de Junior.


Pero fue otro descubrimiento de investigación de ese caso, que los delincuentes estaban usando computadoras para chatear con sus víctimas y con otros pedófilos, lo que condujo a una revolución en la forma en que las fuerzas del orden investigan el abuso sexual infantil.


En los meses posteriores a la desaparición de Junior, la pequeña rama de Hyattsville de la Oficina de Campo de Baltimore del FBI comenzó las primeras investigaciones encubiertas en línea del FBI sobre depredadores de niños. El equipo rudimentario pero ingenioso metió a tres corpulentos agentes en el armario telefónico utilizado para las escuchas telefónicas y los envió en línea con identidades encubiertas.


A las pocas horas de publicar mensajes en estos prósperos tablones de anuncios, la oficina se inundó de clientes potenciales. Para 1995, los abrumadores resultados del programa en Baltimore llevaron a la creación y expansión a nivel nacional del programa Imágenes inocentes del FBI.


El legado de ese programa es tanto una historia edificante de éxito como un relato desalentador de algunos de los peores comportamientos humanos. En sus 25 años de historia, la cantidad de condenas y casos generados por Innocent Images y sus programas sucesores se ve eclipsada solo por el alcance y la escala del comportamiento criminal que descubrieron. Y recorriendo todos los días del programa está la historia de los agentes, analistas, personal profesional y agencias asociadas que hacen lo que podría decirse que es uno de los trabajos más difíciles e importantes en la aplicación de la ley.

'Ve a ayudar a ese escuadrón'

A principios de la década de 1990, la pequeña oficina del FBI en Hyattsville tenía dos escuadrones: uno investigaba delitos de narcóticos y el otro delitos violentos. Cuando se informó de la desaparición de Junior Burdynski, los agentes de Hyattsville fueron a apoyar al Departamento de Policía del Condado de Prince George con el caso.


“Todas las agencias disponibles aportan recursos cuando un niño desaparece”, dijo Bob Coffey. Ahora retirado del FBI, Coffey fue asignado a Hyattsville como agente especial y apoyó el caso de secuestro. El compañero agente especial de Hyattsville Lou Luciano, ahora también retirado, se convirtió en el principal agente de casos del FBI.


También se envió para ayudar a la agente especial Doris Gardner (entonces Doris Hepler), ahora retirada, que se había graduado de la Academia del FBI apenas seis meses antes. Con experiencia en matemáticas e informática, había sido asignada a la brigada contra delitos de cuello blanco en Baltimore. “Yo era el chico más nuevo en el escuadrón de cuello blanco”, dijo Gardner sobre ser voluntario para apoyar la investigación del secuestro. "Me dijeron: 'Ve a ayudar a ese escuadrón'".


A las pocas horas de la desaparición de Junior, un equipo de oficiales estatales, locales y federales comenzó a buscar pistas y a entrevistar a los vecinos.


Situada en la Ruta 1 de Maryland, cerca de la línea de Washington, D.C., la comunidad de Brentwood era muy unida, pero los agentes recordaron que muchas de las familias estaban luchando, acosadas por problemas de adicción y tensiones financieras.


Mientras los investigadores hablaban con los niños de la comunidad, seguía apareciendo un nombre: un vecino de 53 años llamado James A. Kowalski. “Los llevaba de viaje, los alimentaba, les compraba ropa, les daba dinero”, dijo Coffey. Esta información, relató, le puso los pelos de punta.


Luciano recordó que varios de los niños le dijeron que también se comunicaban con Kowalski y otros por computadora. De hecho, Kowalski les había regalado computadoras a algunos de los niños. “No había hecho nada en una computadora en ese momento”, dijo Luciano. “Seguía diciendo: ‘¿Qué quieres decir con que hablas con ellos en la computadora?'”


Gardner, sin embargo, entendió de inmediato y alentó al equipo a incluir las computadoras en sus órdenes de registro para que pudieran ser examinadas en busca de evidencia. “La mayoría de la gente ni siquiera sabía dónde buscar estas cosas”, dijo Coffey. Doris lo hizo.


Con el apoyo de los pocos expertos en informática forense en la sede del FBI, el equipo pudo descubrir chats e intercambios de archivos entre la red de pedófilos de Kowalski y varios niños. Los investigadores también descubrieron cintas de video y otras pruebas que permitieron a los fiscales acusar a Kowalski de agredir sexualmente a seis niños en Brentwood y Hyattsville. Otros dos hombres asociados con Kowalski también fueron procesados por explotación, pero no hubo pruebas suficientes para acusar a nadie de la desaparición de Junior.

El secuestro sigue siendo una investigación activa, pero lo que se descubrió en las computadoras se convirtió en un caso en sí mismo.


“El caso fue abierto y asignado a mí, solo esa parte”, dijo Gardner, quien de repente descubrió que su enfoque ya no estaba en los delitos de cuello blanco.


“La primera vez que activamos el interruptor de esta operación, fue como si los tiburones vinieran por sangre”.

Lou Luciano, agente especial retirado, FBI Baltimore

El programa Hyattsville tiene un impacto nacional

El equipo de Hyattsville sabía que habían descubierto algo enorme, pero las leyes no estaban listas para respaldar sus investigaciones. “Estamos mirando a los fiscales y nos dicen: 'No hay ley para esto'”, dijo Coffey.


Los agentes de Hyattsville le dan crédito a un supervisor agresivo y solidario por ayudarlos a trabajar con la sede del FBI y el Departamento de Justicia para encontrar un camino legal para hacer que estas investigaciones se lleven a cabo.


Lou Luciano también reflexionó sobre la disposición de cada agente y miembro del personal para ayudar, y para ir más allá de su experiencia profesional tradicional. “Tomamos a un tipo del escuadrón de drogas y a dos tipos fugitivos”, dijo sobre los primeros tres agentes que se infiltraron en línea. Los agentes especiales Al Little, Jerry Dougher y Dan Chadwick medían todos más de seis pies de altura y eran de constitución sólida.


Los agentes jubilados se ríen al recordar a los tres sentados en un espacio diminuto en una oficina diminuta fingiendo ser niños pequeños en línea. Pero lo que resultó del trabajo no fue divertido en absoluto. “La primera vez que activamos el interruptor de esta operación, fue como si los tiburones vinieran por sangre”, dijo Luciano.


Unos meses después de su nueva investigación, Gardner recibió una llamada de un oficial del Departamento de Cumplimiento de la Ley de Florida que buscaba ayuda en una investigación. Había identificado a un hombre que vivía en New Hampshire y que comercializaba activamente este material en línea.


“Ese caso realmente abrió las compuertas”, dijo Gardner. “Debido a que estaba intercambiando enormes cantidades de material de abuso sexual infantil, eso nos llevó a cientos de pedófilos más”.


Ese caso culminó en septiembre de 1995, cuando el FBI ejecutó 116 órdenes de cateo en todo Estados Unidos simultáneamente. En ese momento, fue la mayor cantidad de órdenes de allanamiento jamás realizadas por la Oficina en un solo caso en un solo día. “Sabíamos que estos muchachos se comunicaban rápidamente, y teníamos que hacerlo juntos o se darían aviso entre ellos”, dijo Gardner. “La destrucción de evidencia en una computadora puede ser muy rápida”.


“Queríamos hacer una gran explosión y hacerles saber a estas personas que la Oficina está aquí, estamos investigando esto y estamos protegiendo a los niños”, dijo Gardner. Tuvieron éxito en todas y cada una de las órdenes ese día. “No fallamos”, dijo.


El lanzamiento oficial de la Iniciativa Nacional de Imágenes Inocentes siguió a esos arrestos. “Sabíamos que necesitábamos recursos y el FBI no podía hacerlo solo”, dijo Gardner. “Otras agencias de aplicación de la ley querían involucrarse. Tuvimos que entrenar a los agentes del FBI en todas las oficinas de campo. Comenzamos a ofrecer capacitación en la Academia del FBI y en las clases de la Academia Nacional”.


Lo que comenzó en ese armario en Hyattsville se expandiría a un esfuerzo nacional y mundial para contener un crimen que Internet había sacado a la luz y permitido que proliferara.

Llevando el peso de tantos casos

El agente especial Matt Vilcek se unió a la Iniciativa Nacional de Imágenes Inocentes en 1999, solo unos años después de su creación. Ahora como supervisor en Baltimore, ha visto crecer el programa exponencialmente.


“La División de Baltimore reconoció este problema primero y tomó medidas”, dijo. “No es que alguien más no se hubiera dado cuenta, simplemente sucedió que comenzó en Baltimore”. Pero la cantidad y el alcance de estos casos rápidamente abrumaron a la única oficina.


“Ahora, cuando se tienen en cuenta los grupos de trabajo locales, los detectives locales, los oficiales del grupo de trabajo, los agentes del FBI, los agentes de Investigaciones de Seguridad Nacional y el Servicio Secreto, estamos hablando de miles de agentes y oficiales a nivel nacional e internacional”, dijo Vilcek. Actualmente hay 86 Grupos de Trabajo sobre Explotación Infantil y Trata de Personas operando en toda la Oficina.


El trabajo también cuenta con el apoyo de analistas y personal profesional y organizaciones de defensa extraordinarias como el Centro Nacional para Niños Desaparecidos y Explotados (NCMEC). “Quiero arrojar luz sobre el trabajo que todos hacen”, dijo Vilcek. “Realmente son héroes”.


Porque este trabajo es casi inhumanamente duro.


Vilcek reconocerá que dos décadas de trabajar en esta ofensiva han tenido un costo, desde las imágenes y los sonidos que desearía poder olvidar hasta la horrible sensación de que con tantos de estos casos que ocurren todos los días, él y su equipo nunca pueden hacer lo suficiente.


“Hay una cantidad significativa de estrés en torno a la cantidad de casos que tenemos”, dijo Vilcek. “Tenemos que elegir y elegir en función de la gravedad. Pero aún así, ya sabes, ese caso en el que no estás trabajando, un niño está siendo herido.


Vilcek dijo que ha visto un aumento en el número y la gravedad de las infracciones en cada uno de los años que ha estado en la unidad, pero 2020 ha sido especialmente malo. “Con COVID y los bloqueos, hemos visto un aumento significativo en los clientes potenciales”, dijo.


Las pistas pueden ser cualquier cosa, desde informes de tentación infantil en línea hasta casos de sextorsión, hasta consejos sobre la transferencia de archivos que documentan el abuso sexual (a menudo violento) de adolescentes, niños e incluso bebés.


Si bien el grupo de casos es abrumador, los equipos tienen un éxito extraordinario. En el año fiscal 2020, el FBI abrió 3351 casos de explotación infantil y realizó más de 1600 arrestos. Los agentes y los oficiales del grupo de trabajo también identificaron y/o localizaron a 1.410 niños víctimas.


Cuando considera que la mayoría de los delincuentes lastimarán a más de un niño, cada condena es significativa. “Si puede identificar a un pedófilo y sacarlo de circulación”, dijo Bob Coffey, “puede salvar a docenas de niños”.


Cuando Doris Gardner reflexiona sobre los primeros días, se siente alentada por la ayuda y el apoyo que recibió y por el crecimiento del programa. “Debido a que estábamos trabajando para proteger a los niños, nunca tuve ningún problema para lograr que la gente estuviera dispuesta a ayudar”, dijo. “Fue mucha coordinación y mucho trabajo en equipo”.


Veinticinco años después, esos elementos de trabajo en equipo y coordinación y un impulso para proteger a los niños todavía están en el centro del trabajo.

 Operation Innocent Images

In 1993, agents working a missing child case discovered something startling: pedophiles were transmitting sexually explicit images of minors via the Internet.


An FBI agent in the Innocent Images Unit in Calverton, Maryland, in May 2006. AP Photo.

In May 1993, a 10-year-old boy suddenly went missing from his neighborhood in Brentwood, Maryland.

Within weeks, the investigation uncovered two pedophiles and a larger ring of online child pornographers. Within two years, it spawned a major national initiative that became the centerpiece of the FBI’s efforts to protect children from cyberspace predators.

Here’s how the events unfolded: When FBI agents and Prince George’s County, Maryland, police detectives went door-to-door to talk with neighbors following the boy’s disappearance, they encountered a pair of suspicious men who had been “befriending” local children—showering them with gifts and even taking them on vacation.

Investigators soon discovered that the men had been sexually abusing children for a quarter century. More recently, these men had moved online, setting up several private computer bulletin boards not only to “chat” with boys and set up meetings with them, but also to share images of child pornography with a larger ring of pedophiles. Both men were ultimately convicted of abusing children, but there was no evidence to link them to the boy’s disappearance.

In the meantime, however, the original kidnapping case was expanding. Agents called every FBI office in the country to see how widespread these illicit computer techniques were. They learned that numerous complaints had been filed nationwide by irate parents who were offended by pornographic images and unsolicited obscene messages e-mailed right into their homes. Experts were consulted who confirmed this alarming new trend: sexual exploitation of children via computers.

From there, agents opened a new case in September 1994 that came to be called “Operation Innocent Images.” More agents and support staff were called in. Working under strict guidelines, the agents posed undercover, pretending to be children. They engaged in electronic conversations with suspected pedophiles and posed as consumers to peddlers of child pornography. At times, they were stunned by the graphic images and the overt nature of the messages that flashed across their computer screens.

In the summer of 1995 the Bureau went public with the case, executing more than 100 search warrants simultaneously nationwide. Based on this investigation, the FBI formally launched the “Innocent Images National Initiative” to crack down on illicit activities conducted through commercial and private online services and the Internet.

The mission of the Innocent Images Initiative (now renamed as part of the Violent Crimes Against Children Unit) ultimately became even broader: to break up entire networks and communities of online pedophiles; to take down major distributors and producers of child pornography; to stop sexual predators from using the Internet to lure children from their families; and to catch those viewing and sharing illicit images.

Much of that work is done through proactive task forces across the country, which team up FBI agents and local police officers in undercover operations. Since September 2004, the FBI also has been running the Violent Crimes Against Children International Task Force (formerly the Innocent Images International Task Force), made up of international investigators who work side-by-side with FBI agents to combat global child exploitation.

By September 2007, the FBI had opened more than 20,000 cases, leading to more than 6,800 convictions. And the human impact—children and families who have been protected and rescued—is incalculable.

So what happened to the missing boy whose case started it all? Tragically, he was never found. It is to him—and to the countless victims of child sexual exploitation over the years—that the FBI dedicates its continuing work today.


FBI’s Innocent Images Program Marks 25 Years of Investigating Online Child Exploitation
On May 24, 1993, George Stanley “Junior” Burdynski went missing from his Brentwood, Maryland, neighborhood. The 10-year-old boy was never found, and no one was ever charged in his disappearance.

The exhaustive investigation of his case did lead to charges against three men who were found guilty of sexually abusing several boys in the neighborhood—some of them friends of Junior’s.

But it was another investigative discovery from that case—that the offenders were using computers to chat with their victims and with other pedophiles—that led to a revolution in how law enforcement investigates child sexual abuse.

In the months after Junior’s disappearance, the tiny Hyattsville offshoot of the FBI’s Baltimore Field Office began the FBI’s first online undercover investigations into child predators. The scrappy but resourceful team crammed three burly agents into the telephone closet used for wiretaps and sent them online with undercover identities.

Within hours of putting messages out on these burgeoning bulletin boards, the office was flooded with leads. By 1995, the overwhelming results from the program in Baltimore led to the creation and nationwide expansion of the FBI’s Innocent Images program.

The legacy of that program is both an uplifting tale of success and a dispiriting account of some of the worst of human behavior. In its 25-year history, the number of convictions and cases generated by Innocent Images and its successor programs is eclipsed only by the scope and scale of the criminal behavior they uncovered. And running through every day of the program is the story of the agents, analysts, professional staff, and partner agencies who do what is arguably some of the hardest and most important work in law enforcement.



‘Go Help That Squad Out’
In the early 1990s, the small Hyattsville FBI office ran two squads—one investigating narcotics offenses, the other violent crime. When Junior Burdynski was reported missing, the Hyattsville agents went in to support the Prince George’s County Police Department with the case.

“Every available agency brings in resources when a child goes missing,” said Bob Coffey. Now retired from the FBI, Coffey was assigned to Hyattsville as a special agent and supported the kidnapping case. Fellow Hyattsville Special Agent Lou Luciano, also now retired, became the FBI’s primary case agent.

Also sent in to help was Special Agent Doris Gardner (then Doris Hepler), now retired, who had graduated from the FBI Academy barely six months before. With a background in mathematics and computer science, she had been assigned to the white-collar crime squad in Baltimore. “I was the newest kid on the white-collar squad,” Gardner said of being volunteered to support the kidnapping investigation. “I was told, ‘Go help that squad out.’”

Within hours of Junior’s disappearance, a team of state, local, and federal officers began searching for clues and interviewing neighbors.

Sitting off Maryland Route 1 near the Washington, D.C., line, the Brentwood community was a tight-knit one, but the agents recalled many of the families were struggling—beset by addiction problems and financial strains.

As investigators spoke with the kids in the community, one name kept coming up—a 53-year-old neighbor named James A. Kowalski. “He was taking them on trips, feeding them, buying them clothes, giving them money,” Coffey said. This information, he recounted, made the hairs on his neck stand on end.

Luciano recalled several of the boys telling him they also communicated with Kowalski and others by computer. In fact, Kowalski had gifted computers to some of the boys. “I hadn’t done a thing on a computer at that point,” Luciano said. “I kept saying, ‘What do you mean you talk to them on the computer?’”

Gardner, however, understood right away and encouraged the team to make the computers part of their search warrants so they could be examined for evidence. “Most people didn’t even know where to look for this stuff,” Coffey said. “Doris did.”

With support from the few computer forensics experts at FBI Headquarters, the team was able to uncover chats and file exchanges between Kowalski’s ring of pedophiles and several boys. Investigators also uncovered videotapes and other evidence that allowed prosecutors to charge Kowalski with sexually assaulting six children in Brentwood and Hyattsville. Two other men associated with Kowalski were also prosecuted for exploitation, but there was not enough evidence to charge anyone in Junior’s disappearance.

The kidnapping remains an active investigation, but what was uncovered on the computers became a case unto itself.

“The case was opened and assigned to me—just that part of it,” said Gardner, who suddenly found her focus was no longer on white-collar crime.

“The very first time we threw the switch on this operation, it was like sharks coming for blood.”
Lou Luciano, retired special agent, FBI Baltimore

The Hyattsville team knew they had uncovered something huge, but the laws were not quite ready to support their investigations. “We are looking at the prosecutors, and they’re telling us, ‘There is no law for this,’” said Coffey.

The agents from Hyattsville credit an aggressive and supportive supervisor for helping them work with FBI Headquarters and the Department of Justice to find a legal path to make these investigations happen.

Lou Luciano also reflected back on the willingness of each agent and staff member to help—and go well outside their traditional professional expertise. “We took a guy off the drug squad and two fugitive guys,” he said of the first three agents to go undercover online. Special Agents Al Little, Jerry Dougher, and Dan Chadwick were all over six feet tall and solidly built.

The retired agents laugh thinking back on the three of them sitting in a tiny space in a tiny office pretending to be young kids online. But what came of the work was not funny at all. “The very first time we threw the switch on this operation, it was like sharks coming for blood,” Luciano said.

A few months into their new investigation, Gardner got a call from a Florida Department of Law Enforcement officer who was looking for help on an investigation. He had identified a man living in New Hampshire who was actively trading this material online.

“That case really opened up the floodgates,” said Gardner. “Because he was trading tremendous amounts of child sexual abuse material, that led us to hundreds more pedophiles.”

That case culminated in September 1995, when the FBI executed 116 search warrants across the United States simultaneously. At the time, it was the most search warrants ever conducted by the Bureau on any one case in any single day. “We knew these guys communicated quickly, and we had to do it together or they would tip each other off,” said Gardner. “Destruction of evidence on a computer can be so quick.”

“We wanted to make a big bang and let these folks know the Bureau is here, we are investigating this, and we are protecting children,” Gardner said. They were successful on each and every warrant that day. “We didn’t miss,” she said.

The official launch of the Innocent Images National Initiative followed on those arrests. “We knew we needed resources, and the FBI could not do it alone,” said Gardner. “Other law enforcement agencies wanted to get involved. We had to train FBI agents across all of the field offices. We started offering training at the FBI Academy and at National Academy classes.”

What began in that closet in Hyattsville would expand to a nationwide and worldwide effort to contain a crime that the internet had both brought into the open and allowed to proliferate.

Carrying the Weight of So Many Cases
Special Agent Matt Vilcek joined the Innocent Images National Initiative in 1999, just a few years after its creation. Now a supervisor in Baltimore, he has watched the program grow exponentially.

“The Baltimore Division recognized this problem first and took action,” he said. “Not that someone else wouldn’t have caught on, it just happened to have started in Baltimore.” But the number and reach of these cases quickly overwhelmed the one office.

“Now—when you take into account local task forces, local detectives, task force officers, FBI agents, Homeland Security Investigations agents, and Secret Service—you’re talking about thousands of agents and officers domestically and internationally,” said Vilcek. There are currently 86 Child Exploitation and Human Trafficking Task Forces operating across the Bureau.

The work is also supported by analysts and professional staff and extraordinary advocacy organizations like the National Center for Missing & Exploited Children (NCMEC). “I want to shine a light on the work that they all do,” Vilcek said. “They truly are heroes.”

Because this work is nearly inhumanly hard.

Vilcek will acknowledge that two decades of working this offense has taken a toll—from the images and sounds that he wishes he could forget to the awful feeling that with so many of these cases coming in everyday that he and his team can never do enough.

“There is a significant amount of stress around the number of cases we have,” said Vilcek. “We have to pick and choose based on severity. But still, you know, that case you’re not working—some kid is getting hurt.”

Vilcek said that he has seen an uptick in the number and severity of the offenses in each of the years he has been in the unit, but 2020 has been especially bad. “With COVID and the lockdowns, we’ve seen a significant uptick in leads,” he said.

Leads can be anything from reports of online child enticement to sextortion cases to tips about the transfer of files that document the sexual abuse (often violent) of teens, children, and even babies.

While the pool of cases is overwhelming, the teams have extraordinary success. In fiscal year 2020, the FBI opened 3,351 child exploitation cases and made more than 1,600 arrests. The agents and task force officers also identified and/or located 1,410 child victims.

When you consider that most offenders will hurt more than one child, every conviction is meaningful. “If you can identify a pedophile and take them out of circulation,” Bob Coffey said, “you may save dozens of children.”

When Doris Gardner reflects back on the early days, she is heartened by the help and support she got and how the program has grown. “Because we were working to protect children, I never had any problem getting people to be willing to help,” she said. “It was a lot of coordination and a lot of teamwork.”

Twenty-five years later, those elements of teamwork and coordination and a drive to protect children are still at the heart of the work.

https://www.fbi.gov/news/stories/innocent-images-program-marks-25-years-122820

Leave a Comment

Like articles like this one?

Join our Email List and get the latest TCCC/TECC/TEMS news bulletins, articles, product releases, and more!

Free Delivery

On all orders over $99 within CONUS and to APO/FPO

Easy Returns

We're here to help! Satisfaction Guaranteed

Knowledgeable Staff

Ready to assist you at a moment's notice

Safe& Secure Checkout

World’s most advanced and secure website encryption.